BEMER (terapia físico-vascular)

BEMER (Bio-Electric-Magnetic-Energy-Regulation) es un dispositivo que restablece la microcirculación sanguínea. Activa la vasomoción de los capilares que suministran los nutrientes y el oxígeno a las células, a nivel microscópico.

Es un dispositivo de fabricación suiza, patentado que cuenta con numerosos estudios médicos que avalan su eficacia.

Tienes más información en este artículo recientemente publicado

Corriente sanguínea

Louis José Ignarro, premio Nobel de medicina se preguntó que quizás, el corazón, no era el único propulsor de la sangre en nuestro cuerpo. Pensó que sólo con sus latidos no podía ser suficiente para suministrar tanta sangre al sistema, más teniendo en cuenta que las ramificaciones sanguíneas se iban estrechando cada vez más, hasta llegar a niveles microscópicos y que no podía ser que sólo con la fuerza los latidos se pudiera subministrar tal cantidad de sangre a un entramado tan vasto de venas, arterias, capilares y vasos sanguíneos… (Si se pusiera el sistema sanguíneo en una hilera, su longitud seria de ¡dos vueltas y media a la tierra!!)

El descubrimiento

Gracias a las nuevas tecnologías, empezó a investigar y descubrió lo que él denominó la “vasomoción”. Descubrió que alrededor de los capilares venosos, había unos músculos que también latían y que colaboraban empujando la sangre, en su tramo final, hasta las células. Era un latido independiente del del corazón, que se encargaba de que la sangre llegara a su destino.

Descubrió también, que a medida que las persones envejecían, el ritmo de este latido, iba disminuyendo, por lo tanto, el aporte de nutrientes a las células iba siendo menor. Esto repercutía de una manera drástica en el deterioro de la salud de las personas.

El sistema circulatorio: la autopista hacia la salud

El Dispositivo BEMER, restaura esa vasomoción perdida, ayudando a restablecer el flujo sanguíneo natural del cuerpo.

El sistema circulatorio es el camino por donde el cuerpo envía los elementos necesarios para la vida y la auto curación del cuerpo. Es la autopista de la salud. Si tenemos una herida, las plaquetas se encargan de taparla y los glóbulos blancos de eliminar cualquier patógeno que pueda haber entrado. Si tenemos el camino libre, todos estos “ayudantes” llegaran antes y la curación será más rápida. Así de simple…

Bemer es el encargado de restaurar este camino, esta autopista necesaria para que el cuerpo se regenere y se auto-cure, es por esto que es tan eficaz.

Técnica Alexander Y BEMER, una combinación perfecta

,,He comprobado que los dos sistemas, aplicados conjuntamente, multiplican sus efectos. Por un lado, la técnica Alexander facilita el movimiento y la fluidez de las articulaciones y la respiración y, por otro lado, Bemer potencia la microcirculación a nivel microscópico. Esto propicia que el sistema se regenere a mucha más velocidad.

En mi práctica, estoy comprobando día a día estos efectos y yo soy el primer sorprendido, hasta el punto que propongo a mis alumnos hacer clases combinadas, de T. Alexander con terapia Bemer. Los resultados son espectaculares.

Resultados magníficos

Desde que aplico las dos técnicas combinadas, los resultados son realmente espectaculares. Personas que dormían tres y cuatro horas, con migrañas y apneas, me comentan que duermen plácidamente toda la noche y que, incluso, el médico les ha tenido que reducir la dosis de medicamento. A muchos se les ha reducido el dolor articular, se restablece la respiración y viven con menos angustia y estrés. Muchos alumnos hablan de “paz” corporal…

Con estos testimonios, no puedo estar más contento…