Preguntas frecuentes


¿Puedo aprender sin profesor?

Me temo que no...
Aprender la Técnica Alexander implica aprender a percibir mejor nuestro cuerpo y usarlo mejor, con más eficacia y soltura. Se trata de cambiar paulatinamente los patrones de movimiento del organismo. Desgraciadamente no podemos variar esos patrones por nosotros mismos, puesto que están tan enraizados que ya no los notamos. Por eso se hace imprescindible el profesor, para poder aprender a percibir mejor qué es lo que estamos haciendo con nosotros mismos: si nos movemos con soltura o nos bloqueamos, si restringimos nuestra respiración o dejamos que sea fluida y dinámica, cómo y dónde nos tensamos... Estamos tan acostumbrados a hacer todo eso sin parar atención, que aunque estemos bloqueados no lo notamos. Por eso necesitamos al profesor, para tener un espejo fiable que nos indique cuándo y cuando no hacemos un uso correcto de nuestro cuerpo. Los alumnos salen con sensaciones diversas. "Es como si me hubieran dado un masaje interior", o "me siento más liviano, como flotando, como si me hubieran puesto aceite en las articulaciones", o "me siento más en contacto con la tierra". En cualquier caso la sensación de bienestar es muy agradable y normalmente dan ganas de repetir....

¿Puedo aprender realizando un cursillo en grupo?

Sí... ¡Pero no!
Dada la naturaleza de la Técnica Alexander me temo que sólo se puede estudiar recibiendo lecciones individuales. Las clases en grupo son básicamente informativas, puesto que se trata de aprender cómo usar tu cuerpo de la manera más eficiente, distendida y equilibrada posible. Son enriquecedoras en el sentido de que puedes ver cómo tus compañeros cambian su manera de moverse, ver en los demás patrones y hábitos que ellos no perciben y darte cuenta de que a ti también te puede pasar, y así intercambiar experiencias. Pero para que aprendas realmente es necesario que el profesor ponga sus manos en tu espalda y en tu cuello. Él está entrenado para detectar las tensiones que interfieren en tu organismo y puede transmitírtelo. De esta manera puedes ver como se comporta tu cuerpo para empezar a comunicarte mejor con él. Es imprescindible que el profesor trabaje con cada alumno individualmente. Me temo que una disciplina de estas características no se podría aplicar a la vida diaria si las lecciones no fueran personales (e intransferibles). Creo que las sensaciones y los pensamientos son individuales y la experiencia que te dan las clases sólo la puede notar uno mismo...

¿Puedo hacer algún ejercicio en casa?

Si tratases de hacer un ejercicio emplearías tu cuerpo como es habitual en ti. Y como lo que se persigue es cambiar tu manera habitual de usar tu cuerpo, cualquier ejercicio supondría un nuevo error... Así que no se pueden hacer ejercicios en casa, usarás tu patrón de movimiento, el mismo que te ha llevado a moverte erroneamente. De manera que nunca podrás cambiar nada, porque seguirás utilizando las herramientas que conoces, y se trata de cambiar esas herramientas...
Sin embargo sí hay algo que puedes hacer. Se trata de "dedicarte" un cuarto de hora al día a ti, la persona más importante del mundo:

Túmbate boca arriba en una superficie firme, mejor sobre una alfombra, con las rodillas dobladas de manera que los pies reposen tan cerca del cuerpo como te resulte cómodo. Los pies deberán estar lo suficientemente separados para permitir que las piernas se puedan balancear con el mínimo esfuerzo (más o menos el ancho de los hombros). Las rodillas, ni muy separadas ni completamente juntas, pero señalando hacia el techo.

T. Alexander en casa

Sitúa algunos libros de pasta blanda debajo de la cabeza, de manera que sean la base para apoyar la zona occipital. Los libros no deberían estar en contacto con el cuello. La altura de la pila varía según cada persona, y puede incluso variar para la misma persona en momentos distintos. Depende de muchos factores como la longitud del cuello, el tamaño de la cabeza o la curvatura de la columna vertebral. Si pones pocos libros, tu cabeza se inclinará hacia atrás (con la barbilla más alta que la frente) y será difícil conseguir relajación muscular a lo largo del cuello. Si la pila es demasiado alta, la barbilla te presionará la garganta de manera incómoda. La altura óptima está entre estos dos extremos. Los brazos deben estar apoyados sobre los codos y las palmas de las manos sobre el abdomen.

Puntos sobre los que debe recaer el peso.
Lo ideal sería que el peso estuviera distribuido entre los siguientes puntos:
En los pies: entre el talón y las almohadillas de la base de los dedos gordo y meñique.
En la cadera: en el arco trasero de la pelvis, un poco por debajo de la cintura.
En los omóplatos (los huesos planos de la parte trasera de los hombros).

Autodirigirse

Ahora estás preparado para prestar atención a la acción de dirigirte a ti mismo.

1.- Los músculos del cuello tienen que estar relajados de manera que la cabeza tienda a desprenderse del cuerpo en una dirección que podría describirse como "hacia delante y hacia fuera" (mira las flechas en la imagen). El elemento "hacia delante" es necesario porque los músculos más fuertes, y con más frecuencia excesivamente contraídos del cuello, son los que tiran de la parte posterior de la cabeza.

2.- Esta dirección de la cabeza servirá para iniciar el relajamiento y para alargar la columna vertebral completa. A medida que la columna se vaya alargando, la espalda irá teniendo mayor contacto con el suelo de una manera natural, con la consiguiente impresión de que se expande.

3.- Las rodillas deben dirigirse hacia el techo, lo que significa una relajación y un alargamiento del muslo, desde la cadera hasta la rodilla, y una relajación y un alargamiento similar de los músculos que van del tobillo a la rodilla (mira las flechas en la imagen).

En resumen, relaja el cuello para que la cabeza se mueva por sí sola en dirección contraria a la posición del resto del cuerpo (hacia delante y hacia fuera) para que la espalda se alargue y ensanche, y para que las rodillas señalen hacia el techo.

Algunas preguntas y respuestas :

P. ¿Cuántas veces y durante cuánto tiempo debería hacer este ejercicio?
R. Preferiblemente todos los días durante 15-20 minutos.
P. ¿Puedo hacerlo tumbado en la cama o en el sofá?
R. No tendría los mismos objetivos ni sería tan útil. Una superficie firme exige una respuesta del cuerpo que no es comparable con la que pide una superficie blanda.
P. ¿Cómo puedo evitar quedarme dormido o distraerme pensando en mis cosas?
R. Si te das cuenta de que has estado distraído, vuelve a centrar tu atención sin brusquedad hacia tu cuerpo, siente los puntos sobre los que recae el peso y empieza a pensar en tus direcciones otra vez. Si te quedas dormido muchas veces, es probable que estés demasiado cansado y que acuses la falta de sueño.
P. ¿Es parecida esta práctica a la de relajación y meditación en los ejercicios de yoga?
R. No exactamente. El objetivo no es entrar en un estado de relajación total. Se trata en este caso de un descanso "activo" que requiere estar despierto mentalmente para conseguir una redistribución de la tensión muscular.
P. ¿Puedo escuchar la radio, mirar la televisión o leer mientras lo hago?
R. Escuchar la radio está bien. Mirar la televisión o leer suponen demasiada distracción además de hacerte fijar los ojos, la cabeza y el cuello en una posición inmóvil.

¿Cúanto dura una clase?

Depende de los profesores. La duración acostumbra a ser de 30 a 45 minutos por clase y el horario se suele convenir con el alumno. Simplemente es cuestión de abrir la agenda, encontrar hueco y quedar.

¿Cúantas clases son necesarias?

La Asociación de Profesores de Técnica Alexander (STAT) recomienda un mínimo de 20 a 30 clases para poder adquirir un control efectivo sobre el cuerpo, pero como todo... Es relativo. Depende de lo que quieras conseguir. Es como aprender a tocar un instrumento. Si sólo quieres aprender una o dos canciones necesitarás unas pocas clases, pero si quieres tocar toda una sinfonía requerirás bastantes más. Repito lo normal son 20 o 30, pero cada caso es distinto.

¿Con qué asiduidad debo asistir a las clases?

Estamos combatiendo hábitos que hace mucho tiempo que tenemos, así que lo ideal sería al principio cuantas más mejor. Después se pueden ir espaciando. Dos por semana es un buen comienzo, porque los cambios son mucho más evidentes. Si no es posible se recomienda acudir como "mínimo" una vez por semana.

¿Necesito llevar ropa especial?

No. Se trata de poder aplicar los principios de la TA en la vida diaria. Lo mejor es que acudas a la clase con tu ropa habitual (las mujeres es preferible que vengáis con pantalones para poder tenderos en la camilla sin problemas). Lo que te pedirán la mayoría de profesores es que estés descalzo, nada más.

¿Qué debo hacer para formarme como profesor?

La formación se desarrolla durante tres años (1.600 horas como mínimo) y cada trimestre (enero, abril y septiembre) se gradúan y admiten estudiantes. Es cuestión de conectar con una escuela de formación y ver que es lo que te interesa más.

Existen escuelas en Inglaterra, Holanda, Francia, Alemania, Suiza, Israel, EE.UU. y Australia. En Inglaterra hay muchísimos centros de formación de profesores, puedes ir a la Web de STAT (Asociación de Profesores de Técnica Alexander en Inglaterra) y elegir un centro.

También puedes ir a la Web de la asociación en USA y elegir allí.

En España existen tres Escuelas de formación de profesores aprobadas por la asociación de profesores APTAE, una en Madrid y dos en Barcelona.

Centro de Enseñanza Constructiva (Madrid)
Marta Barón
C/General Moscardó, 5, 6º F
28020 Madrid
Teléfono: 635 980 744
Email: info@tecnicalexander.org​
http://www.tecnicalexander.org/l

L'Estudi (Barcelona)
Nica Gimeno
C/Mercedes, 18 1º 3ª
08024 Barcelona
Telf: +34 93 213 76 96
Web: www.estudifmalexander.com
Email: nica@estudifmalexander.com

Técnica Alexander Terrassa (Barcelona)
Emi Argemí y Stuart Gutman
C/ Sant Isidre 80
08221 Terrassa
Tel: +34 783 75 23
Web: tatbcn.eu/cast/tat(bcn).html
Email: info@tatbcn.eu

Existe otra escuela en Madrid pero que no está aprobada por APTAE.

IDEITA
www.tecnicalexander.eu/

En cualquier caso deberás haber recibido un mínimo de 20 o 30 clases particulares y hacer una visita al centro que elijas para que te puedan seleccionar como alumno. Lo mejor es programar varias visitas, así tendrás una idea más clara y completa y te será más fácil decidirte y elegir la mejor opción para ti.

Es difícil aconsejarte sobre qué escuela de formación es la mejor. Depende de qué profesor te haya dado lecciones (tendemos a recomendar la escuela donde nos formamos, aunque hay escuelas con mucho prestigio).

Yo me formé en Londres, en The Constructive Teaching Centre. El director en esa época era Walter Carrington, que fue alumno directo de Alexander y tomó el relevo de su escuela cuando éste murió en 1955.

Otras Consultas:

Si tienes otras consultas no dudes en contactar conmigo.