Artículos Técnica Alexander e interpretación musical


" Algunos dedos (sin duda después de haberlos usado al escribir y tocar desde muy pequeño) se han debilitado y ahora casi no puedo tocar"
(De las notas para mi autobiografía Robert Schumann, 1839)

" Recomiendo sin paliativos la práctica de la Técnica Alexander a todos los músicos. Se ha demostrado que es un excelente catalizador para desarrollar la coordinación cuerpo-mente,
herramienta esencial para la buena interpretación de cualquier instrumento."

(Gough Mathiews, director del Royal College of Music)

Desde hace cien años la Técnica Alexander ha ayudado a los interpretes, tanto músicos como cantantes, a interpretar con mayor libertad, menos estrés y menor probabilidad de lesiones.

A los músicos se les pide ejecutar movimientos más complejos y más precisos que en cualquier otra profesión. Recientemente el termino "tendinitis por repetición" se ha puesto de moda. La solución es fácil: dejar de hacer el movimiento repetitivo. Pero los músicos tienen la obligación de ejecutar constantemente los mismos movimientos y con brillantez una y otra vez.

Un Violinista que contrae los hombros y los brazos al tocar tiene menos probabilidad de ejecutar un buen concierto, un cantante que tense el cuello, la mandíbula y la espalda le resonará menos la voz y tendrá más dificultad a la hora de inspirar el aire necesario para cantar una frase larga. Si un clarinetista o ,pianista tensa en exceso los dedos nunca podrá ejecutar un pasaje rápido.

La TA ayuda a redirigir toda esta tensión innecesaria que restringe el movimiento propiciando una interpretación más fluida, más viva, menos tensa y rígida, pero no sólo eso, sino que al propiciar una mejor soltura en la ejecución también mejora la calidad de la música interpretada.

Desde hace algunos años músicos de renombre han recomendado la practica de la TA: Yehudi Menuhin, Paul McCartney, Sting, Bream y James Galway, por nombrar algunos.

La técnica se Imparte regularmente en numerosos conservatorios y escuelas de música en todo el mundo: Se imparte en el Juilliard School of performing arts de New York, en el Royal College of music de Londres, en el Royal Conservatory of music de Toronto y en España en el Conservatorio Municipal de Barcelona y Tarragona.